Sismicidad en campos petroleros
Sistema digital de adquisición de señales sismológicas.

SNDAT-OSSO
Sistema Nacional de Detección y Alerta de Tsunami. Corp. OSSO: Responsable técnico.

Atlas
Atlas de las dinámicas del territorio andino: población y bienes expuestos a amenazas naturales

DesInventar
Sistema de inventario de desastres en línea DesInventar.
Proyecto Desinventar

SigVulGaleras
Estudio de vulnerabilidad física y funcional a fenómenos volcánicos,SIG en línea

Servicio de Mapas
La Corporación OSSO incluye en su portal un Servicio de Mapas.


LEY DE PROTECCIÓN DE DATOS PERSONALES

AVISO DE PRIVACIDAD SOBRE LA LEY DE PROTECCIÓN DE DATOS PERSONALES

POLÍTICAS Y PROCEDIMIENTOS PARA EL TRATAMIENTO DE DATOS PERSONALES
Efectos

Efectos Geológicos en el área epicentral del Terremoto del 25 de Enero de 1999 del Eje Cafetero, Colombia.

RESUMEN

El terremoto del Eje Cafetero generó en la región epicentral, diversidad de daños, tanto por los efectos cosísmicos como por efectos secundarios postsísmicos, alterando las actividades de sus habitantes quienes debieron superar la pérdida, parcial o total, de viviendas, cultivos e infraestructura básica.

Factores geológicos que tienen que ver fundamentalmente con la constitución y estructura de los materiales a lo largo de trazas de falla se conjugaron con un período invernal prolongado para aumentar la severidad de las consecuencias de la sacudida sísmica.

En el momento del terremoto prácticamente colapsaron 38 viviendas y quedaron averiadas otras 73, las 6 escuelas de la zona sufrieron daños severos; salieron de servicio los acueductos veredales; ocurrieron cantidad de agrietamientos de las laderas distribuidos por toda la zona y hubo algunos deslizamientos.

En las semanas siguientes al 25 de enero, durante las cuales continuaban las fuertes lluvias, sucedieron, favorecidos también por las grietas y la deformación de los suelos, un número apreciable de movimientos en masa; éstos fueron a parar en cursos de agua generando avenidas torrenciales, las cuales destruyeron zonas de cultivos y tramos de carreteras.

El 27 de febrero de 1999 ocurrieron lluvias torrenciales y, favorecidos por las grietas y la deformación de los suelos, sucedieron un número apreciable de movimientos en masa, algunos de los cuales generaron flujos de lodo y avenidas torrenciales. Finalmente, nuevas lluvias torrenciales el 24 de Diciembre de 1999 generaron en la región avenidas torrenciales a partir de deslizamientos asociados con agrietamientos cosísmicos.



Volver